Jirafa Masai

Jirafa Masai

Jirafa Masai

Giraffa tippelskirchi

La jirafa Masai o del Kilimanjaro es la especie más grande y alta de jirafa que existe. Se logra diferenciar de las demás principalmente por el diseño de su piel “estampada” con manchas irregulares, que suelen ser más oscuras en los machos dominantes.

Anatomía

Con 6 metros de altura, es el animal más alto del mundo.

Los machos adultos alcanzan una altura de hasta 6 metros y las hembras no difieren mucho, pues se mantienen entre los 5 y los 5.5 metros. Las piernas miden alrededor de dos metros al igual que el cuello, el cual está formado internamente por siete vértebras largas y externamente muestra un adorno en forma de melena vertical.

Sus manchas son de color marrón con varias tonalidades de café. Su preciosa piel simula a un hermoso conjunto de hojas secas de roble acomodadas en un fondo de color cálido, como el naranja o más pálido como un tono crema.

A medida que envejecen, los machos pueden desarrollar en su cráneo depósitos de calcio, lo que les da una apariencia de poseer mayor número de cuernos.

Características de la jirafa Masai

Jirafa Masai – Giraffa tippelskirchi

Hábitat y distribución

Anteriormente su distribución abarcaba varias regiones de África, pero debido a los conflictos con los seres humanos en cuanto a territorialidad, hoy solo habitan en Kenia y Tanzania.

Alimentación

Pueden comer 34 kg de vegetación al día.

Se alimentan de alrededor de 34 kilos todos los días y se toman su tiempo para comer y masticar, pues no se llenan su boca de mucha vegetación, sino que arrancan poca cantidad y la van ingiriendo lentamente.

Las hojas de acacias son sus preferidas, y aunque tengan espinas, ellas se ingenian para ingerirlas con ayuda de su larga lengua. Debido a que obtienen gran cantidad de agua de las hojas, pueden pasar varios días sin beber, pero cuando lo hacen toman hasta 10 galones de líquido al día.

Información sobre la Jirafa del Kilimanjaro

Jirafa Masai y arcoíris en su hábitat natural.

Reproducción

No hay estación exacta para el inicio de la temporada de reproducción de las jirafas Masai.

Su gestación dura alrededor de 14 meses. En el nacimiento se puede ver cómo la cabeza de la cría sale primero, seguido por las patas delanteras y el resto del cuerpo. Las caídas al suelo podrían parecer dolorosas y una manera cruel de dar la bienvenida al mundo a un recién nacido; sin embargo, no sufren lesiones y es parte de su naturaleza. El nacimiento completo tiene una duración de dos a seis horas.

En veinte minutos o una hora aproximadamente, ya pueden caminar. Llegan a su madurez sexual entre los tres y los cinco años de edad.

Las madres Masai son muy protectoras y lanzan fuertes patadas para alejar a los depredadores de su pequeño indefenso. Esos golpes con las piernas son capaces de romper el cráneo o la columna vertebral de un animal tan grande como un león.

Amenazas

A pesar de que pueden camuflarse en su medio ambiente por el color de sus manchas, no siempre se salvan de las técnicas de caza de los depredadores. Leones, hienas moteadas y leopardos tienen en la mira a las crías y heridos.

Existe un alto porcentaje de depredación hacia recién nacidos y miembros muy jóvenes; estamos hablando de un 50 a un 75 % de muertes durante los primeros meses de su vida.